El perrito roncador


– Mami, ¿por qué nosotros no tenemos una mascota?

–  No sé, Juanma.

– ¿Podemos tener una entonces?

– Lo hablamos cuando vuelva papi del trabajo, ¿te parece?- respondió mamá, mientras continuaba arreglando el jardín.

Juanma entró para hacer la tarea y, pocos minutos más tarde, pasó la señora López, la vecina de enfrente, con un cachorrito en brazos.

– Mi perra acaba de tener crías y son demasiados…- dijo.

– ¡Pensé que estas coincidencias sólo se daban en las películas!- dijo la mamá de Juanma. Así, las dos señoras hablaron un rato y no tardaron en organizar algo grande…

Mamá llamó a papá por teléfono y le contó sobre el pequeño cachorro de la señora López y la conversación con Juanma. Papi pensó que sería una sorpresa súper especial para su hijo y en el camino de regreso a casa compró un gran moño rojo para ponérselo al perrito.

Papá llegó del trabajo y mamá no tardó en llamar a la vecina… ¡Ya tenían todo planeado!

Poco más tarde, Juanma regresó de jugar a la pelota con sus amigos y encontró el mejor regalo que podría haber recibido… un perrito, hermoso, peludo y con un enorme moño rojo fue corriendo a su encuentro. ¡Ahora tendría un compañero con quien jugar los domingos por las tardes y después de hacer los deberes!, ¿cómo encontrar palabras para describir la alegría de Juanma?

¿Pueden imaginar la primera tarde de estos nuevos amigos?, corrieron por el jardín, hicieron pozos para enterrar huesitos y jugaron a las escondidas hasta que se hizo la hora de la cena y, más tarde, la hora de irse a dormir.

– ¡Mami, mami!

– ¿Qué pasa Juanma?, ya es tarde vamos a dormir.

– ¿Puedo dormir con Rocky esta noche?

– ¿Quién es Rocky, hijo?- indagó, llena de curiosidad mamá.

– Mi perrito bebé, mami… ¿puedo?, ¡dale!, si está vacunado y limpito…

– Está bien… pero ya vamos a la cama, sino mañana no vas a poder abrir los ojitos.

Así, Juanma y Rocky fueron arropados por mamá y papá que se despidieron de ellos hasta el día siguiente.

– ¡GRRRRR…! ¡GRRRRR…!

– ¡Papito, papito!- gritó Juanma a medianoche.

– ¿Qué sucede, cariño?- dijo papá, incorporándose de un salto mientras se frotaba los ojos adormilados.

– Rocky no para de roncar… hace demasiado ruido y no me deja dormir.- Papá pensó que Juanma estaba soñando porque nunca antes había oído a un perrito roncar pero no tardó en comprobarlo por sí mismo.

– ¡Mamá!- llamaron juntos Juanma y su papá, no muy fuerte para no despertar al pequeño Rocky que dormía profundamente junto a nuestro amiguito.

Decidieron tratar de seguir durmiendo con la esperanza de que rápidamente el problema desapareciera… pero eso no fue lo que sucedió: al día siguiente Rocky volvió a roncar, y al siguiente, y al siguiente.

– ¡Ya sé por qué la señora López nos lo regaló!- decía mamá.

– No la dejaba dormir.- agregaba papá. Pero, ¿qué podían hacer?, no querían devolverlo a su antigua familia, ni obligarlo a dormir afuera.

Juanma, su mamá y su papá pasaban los días (y las noches) pensando qué hacer con Rocky, pero ninguna buena idea aparecía.

Mientras tanto los tres seguían sin dormir, viendo a Rocky roncar y respirar profundo. Finalmente, la mejor idea pareció ser construirle una cucha en el jardín, pero Juanma tenía miedo de que se enfermara porque era aún muy pequeño… Justo cuando papá estaba a punto de comprar las maderas, clavos y tornillos necesarios, mami tuvo una idea.

– Pero si no funciona va a dormir afuera en su cuchita, ¿sabés Juanma?

– Sí, mamita.

Con pocas esperanzas, hicieron una camita para Rocky con trapos viejos, para que no pasara frío y la pusieron bajo la cama de Juanma, muy muy al fondo. Rocky se acomodó entre los trapitos, sacudió un poco la colita para demostrar que estaba contento con su nueva camita y no tardó en caer en un sueño profundo que lo llevó a roncar como siempre.

– ¿Te molesta, Juanma?- preguntaron mamá y papá.

– Puedo oírlo aún, ¡pero ya no lo suficiente como para despertarme en las noches!- Llena de alegría, la familia entera se abrazó, feliz de haber hallado al fin una solución.

– Esperen un minuto… -agregó Juanma- … ¡ahora va a llamarse Ronky!, por tantos ronquitos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s