Las súper vacaciones de Chanchito y Chicha


Chanchito no era un cerdito como cualquier otro… él quería aventuras. No le alcanzaba con trabajar de doctor por las mañanas, juntarse con sus amigos de la granja por las tardes y cenar con su esposa por las noches. Chanchito estaba completamente aburrido y sentía que todos los días eran muy parecidos entre sí.

Chicha, su esposa, lo despertaba todas las mañanas con un buen desayuno, se despedían con un besote en la trompita y Chanchito emprendía el viaje hacia su consultorio. Allí curaba a loros enfermos, perros con las patitas lastimadas y caballos engripados.

A las tres de la tarde regresaba a la granja, donde Chicha estaba reunida charlando con los demás animales. Pasaban un rato con amigos y luego volvían, tomados de la patita, al chiquero donde disfrutaban las bellotas preparadas por la cerdita.

Chanchito disfrutaba mucho todo aquello, era muy feliz con su mujer, sus amigos y sus compañeros de trabajo pero sin embargo esperaba algo más. Quería aventuras: conocer lugares exóticos, escalar montañas con Chicha, jugar a las escondidas en un bosque y otro montón de cosas divertidas que se le ocurrían cada noche cuando iba a dormir.

No tardó en llegar el verano y Chanchito decidió sorprender a Chicha con unas súper vacaciones muy especiales. Empacaron solo lo necesario: nada de ropa elegante, ni zapatos de fiesta… llevaron cantimploras llenas de agua, muchas bellotas para alimentarse, dos linternas, fósforos para hacer una fogata y su cámara de fotos.

Comenzaron su viaje con una excursión por el bosque. Desde que el primer rayito de sol asomó ellos comenzaron la caminata. Encontraron muchas especies de árboles que no conocían y un montón de nuevos amigos. Se tomaron fotos con Pipa, una ardilla que los ayudó a encontrar el camino correcto, con Pedro, un búho que les señaló un arroyito de donde beber y con Lili, una osa que les dejó pasar la noche en su cueva.

A la mañana siguiente salieron del bosque y se pusieron en marcha hacia la selva. Allí conocieron un clima completamente distinto: hacía mucho más calor y de un momento a otro podía comenzar a llover sin previo aviso. Aquel día necesitaron la ayuda de Mimí, una monita que los llevó hasta un lugar tranquilo donde descansar, de Alejo, un loro que actuó como traductor con los animales que no lograban entender el idioma de Chanchito y Chicha, y Fiona, una serpiente que los protegió de los peligros desconocidos que podían acecharlos.

El último día decidieron conocer el desierto. Los demás animales tenían mucho miedo porque ese no es lugar para dos cerditos, pero ellos tomaron todas las precauciones para poder disfrutar su excursión. Bajo el rayo del sol conocieron a César, un escorpión muy simpátio con el que conversaron un largo rato, a Pepe, un camello que los llevó entre sus jorobas hasta el oasis más cercano, y a Pupo, un camaleón que los acompañó en su camino de regreso.

Al terminarse las vacaciones y regresar a casa Chanchito se sentía muy feliz por todas las aventuras vividas. Se había perdido en un bosque, había cruzado la selva llena de insectos venenosos y había pasado todo un día en el desierto donde no se veía más que arena en el horizonte. Recordando aquellos momentos y viendo las fotografías junto a su esposa se sentía muy feliz, pero no tenía muchas ganas de que terminaran las vacaciones y su vida fuera aburrida otra vez.

Mientras él pensaba esto Chicha se puso de pie, lo miró con dulzura y le dijo:

– ¿Temes que todos los días vuelvan a ser iguales mi amor?

– Claro que sí, Chicha… no quiero que se acaben las aventuras.

– Es que no sabes, pero está comenzando una aventura ¡enooormeee!

– No puede ser si ya se acabaron las vacaciones.

– Pero… ¡vamos a ser papás!

Y así Chanchito se enteró de que dentro de poco tendría cerditos de los que cuidar, con pañales que cambiar y cuentos que contar… haciendo que cada día fuera una nueva aventura.

Chanchito y Chicha

Cerditos Enamorados

Anuncios

2 comentarios en “Las súper vacaciones de Chanchito y Chicha

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s